Yo vivo en un país donde la mayoría se sobrepone a los "no hay" e inventa soluciones y sobrevive aún cuando las cosas se ponen difíciles. Y las personas de mi país no renuncian a sus ideas, ni a la alegría, ni a la solidaridad. No es el mejor país del mundo, pero es MI ISLA.

viernes, 27 de enero de 2012

Solo para gordas

Hola, si no eres gorda no leas esta entrada. Si lo que buscas son dietas para adelgazar, lo siento, nena, tampoco las hallarás aquí. Y tampoco te daré consejos de belleza querida, al menos no como los que dan otros sitios.
Estas son ideas sueltas para mujeres que se sienten gordas y feas, en las que no da resultado ninguna dieta y a las que les incomoda hacer ejercicios...esa eres tú? Perfecto, quédate porque somos iguales y yo encontré un modo de ser feliz con mis kilos de más.
¿Cómo? No fue fácil, no te voy a engañar, durante mucho tiempo me sentí mal conmigo misma, odiaba mi cuerpo e hice todas las dietas del mundo. TODAS FALLARON, me gustan mucho los dulces, los helados, las pizzas y las pastas.
Pero, mi niña, ni tú ni yo tenemos una vida tan larga como para sufrir por la figura que no tenemos y no vale la pena emplear nuestro tiempo en llenarnos de complejos y querer parecernos a otras. Te tienes a ti, que eres inteligente, educada, alegre, sensible... sí, ya sé que esas cualidades no se ven por fuera, pero precisamente por eso son las más importantes, son esas las que obligan a los demás a valorarte.
En esto es fundamental que aprendas algo: quien quiera hacerte sentir menos, quien quiera humillarte, no te merece porque no te quiere... porque no tiene cerebro y no es capaz de ver lo que tú vales. Además te humilla solo si se lo permites, quien te vea orgullosa de ti, aprenderá a respetarte, aprenderá -aunque le duela- que sus insultos son fruto de la envidia que provoca tu actitud.
Eso lo aprendí yo y quería contártelo, que sepas que siendo agradable, divertida, luciendo ropa que te quede bien y cuidadndo de tu apariencia -solo un poco- atraerás a los demás, quien no se quiere no puede esperar que le quieran los otros. Si quieres respeto y cariño, empieza por ti, eso sí, usa el cerebro porque otras pueden darse el lujo de ser estúpidas, pero tú y yo no.
No se trata de que te conformes con ser así, sino de que aprendas a ver lo bueno que hay en ti, lo que no tienen otras. Y puedes estar convencida de que quienes hoy te ignoran, no podrán seguir haciéndolo cuando te quieras más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada